Muerte de Manuel Rodríguez

Muerte de Manuel Rodríguez recaratulada: secuestro con homicidio

Juan Pablo Buono-Core, de la Unidad de Robos de la Fiscalía Sur, indagó durante tres años y medio la ejecución del guerrillero y llegó a polémicas conclusiones. Concluyó que los autores intelectuales de la muerte de Manuel Rodríguez son todos los miembros de la Logia Lautarina, porque votaron por unanimidad la eliminación del guerrillero.

“En Tiltil lo mataron los asesinos, su espalda está sangrando sobre el camino…”. Los versos de Pablo Neruda dan cuenta de dos hechos sobre la ejecución de Manuel Javier Rodríguez Erdoyza que nunca han sido aclarados totalmente: quiénes fueron los autores intelectuales y materiales del crimen y cuál fue la causa de muerte del guerrillero.

La mayoría de los historiadores está de acuerdo en que el asesinato de Manuel Rodríguez, cometido el 26 de mayo de 1818, lo ordenó Bernardo O’Higgins. Otros agregan a la Logia Lautarina y los menos exculpan a O’Higgins. Además, coinciden en que lo ejecutó el teniente español Antonio Navarro, quien estaba a cargo del batallón que lo llevaba a Quillota, y en que la causa del deceso habría sido un disparo por la espalda.

Sin embargo, el fiscal Juan Pablo Buono-Core, de la Unidad de Robos de la Fiscalía Sur, después de una investigación de tres años y medio en la que aplicó la técnica científico-policial, llegó a polémicas conclusiones: El asesino material es un capitán argentino, los autores intelectuales son todos los miembros de la Logia Lautarina, porque votaron por unanimidad la eliminación de Rodríguez, y la causa de muerte del guerrillero fue una brutal golpiza a culatazos.

No es todo. Muchos califican la muerte de Manuel Rodríguez, a los 43 años, como el primer asesinato político en la historia republicana de Chile, pero Buono-Core va más allá. Dice que mientras no haya certeza de que el cuerpo sepultado en el patio Arriarán del Cementerio General es del guerrillero, entonces se trataría del primer detenido desaparecido del país.

En esta indagatoria, Buono-Core trabajó con el tanatólogo de la PDI José Belleti y el tataranieto del guerrillero Juan Esteban Rodríguez Besa. Buono-Core publicó los resultados de su investigación y las pruebas en que se basó en un libro de 182 páginas titulado “Manuel Rodríguez, mártir de la democracia”. Acerca de sus conclusiones habló con LND.

“Me di cuenta de que había otra historia detrás de la vida y obra de Manuel Rodríguez. Una persona con un pensamiento político determinado, con principios libertarios determinados y que muere por sus principios democráticos, porque su proyecto político para el país chocaba con el proyecto político de la Logia Lautarina y de O’Higgins”, dice Buono-Core.

Muchos califican la muerte de Manuel Rodríguez como el primer asesinato político de Chile, pero Buono-Cuore dice que podría tratarse incluso del primer detenido desaparecido del país. Foto: Jorge Cadenas.

¿En qué consistía ese choque?
-O’Higgins con José de San Martín, también miembro de la Logia Lautarina, querían instaurar un sistema monárquico en Chile. La idea de la Logia era ir a Europa, contratar un príncipe, pagarle y traerlo para que se hiciera cargo del país. La lucha de San Martín, O’Higgins y la Logia era contra la monarquía española, no contra el sistema monárquico, aunque después O’Higgins prefirió un régimen dictatorial. En cambio, la lucha de Manuel Rodríguez era aplicar una república democrática liberal. Estos proyectos políticos entraron en pugna y Manuel Rodríguez fue asesinado por la Logia Lautarina.

-¿Cómo se establece quiénes son los autores intelectuales?
– Por cartas documentadas en las que hay una conspiración entre San Martín y O’Higgins. De hecho, en el análisis de las cartas, se concluye que está afectando el proyecto político de los miembros de la logia.

-¿Quién fue el asesino material?
-En 1823, luego de la abdicación de O’Higgins y cinco años después del crimen, se inició una investigación. Al analizar lo que declaran testigos presenciales, todo indica que el que le dio muerte no fue el teniente Navarro, sino que el argentino Rudecindo Alvarado, capitán del batallón Cazadores de Los Andes, miembro de la Logia Lautarina y muy amigo de San Martín y O’Higgins. También estuvo encargado de una cárcel en que Rodríguez escapó en abril de 1817. Alvarado le tenía sangre en el ojo. Cuando se decidió en la Logia Lautarina quién tenía que ser el autor material, Rudecindo Alvarado, jefe del batallón que llevaba escoltado a Rodríguez, se ofreció.

La portada del libro “Manuel Rodríguez, mártir de la democracia”. El retrato de la portada es del pintor Santos Guerra.

-¿En qué forma lo mataron y cómo se deduce sin ver el cuerpo?
-El doctor Belleti se basó en un informe documental de 1823 y determinó que Rodríguez no murió de un disparo en la espalda, por la razón de que ese proyectil no era mortal. El guerrillero falleció por un traumatismo encéfalo-craneano producto de los golpes con culata de fusil. Sin embargo, necesitamos certeza científica de que ese cuerpo pertenecía a Manuel Rodríguez.

-¿Por qué esa duda?
-En 1895 el Presidente Pedro Montt autorizó la exhumación de los restos que estaban en la Iglesia de Tiltil. Un comité estableció que era el cuerpo de Manuel Rodríguez, pero una comisión que encabezaba Diego Barros Arana determinó que no era posible llegar a esa conclusión. Hubo un conflicto, pero el gobierno ordenó enterrar ese cuerpo con honores como si fuera de Manuel Rodríguez. Entonces, para obtener la certeza es sumamente importante una nueva exhumación, que fue negada en 2008 por el Servicio de Salud y después por la Contraloría.

-¿Por qué la rechazaron?
-Por razones técnicas. Sólo pueden exhumarse restos por una investigación criminal y en este caso estamos hablando de un homicidio que ocurrió el 26 de mayo de 1818 y que está prescrito.

-¿Se aplicarían técnicas de ADN con descendientes?
-Por supuesto. Los descendientes han apoyado completamente esta investigación y están dispuestos a someterse al examen de ADN. Esta es la oportunidad para determinar con certeza si el cuerpo es de Manuel Rodríguez.

El cráneo de Manuel Rodríguez perdió extensas partes, debido a los culatazos de los soldados. Según un perito de la PDI, ésta fue la causa de muerte.

-¿Se sabe quiénes encontraron el cuerpo?
-Dos personas, una persona de apellido Valle, que era un hacendado de la zona amigo de Manuel Rodríguez, y un empleado de apellido Cortés. Se llevaron el cuerpo y cinco días después, en la noche y en forma encubierta, lo enterraron en la iglesia de Tiltil. Todo documentado en cartas.

-¿Actualmente, cuál sería la calificación jurídica del delito?
-Secuestro con homicidio, pero como no hay certeza con el cuerpo, podría ser el primer detenido desaparecido del país. Es el primer asesinato político del país. La Logia Lautarina siempre utilizó formas legales para matar. A los hermanos Carrera, fusilados un mes antes, les inventaron un juicio y a Rodríguez se le aplicó la Ley de Fuga. El informe oficial dice que quiso escapar, pero después los mismos militares del batallón señalaron que jamás hubo una fuga.

-¿Es decir, el crimen está en la impunidad?
-Totalmente. A nadie se le condenó, pero las personas que participaron en este asesinato no murieron bien. Por ejemplo a Bernardo Monteagudo lo mataron en Perú y O’Higgins falleció exiliado en Perú. San Martín lo mismo en Francia. Es como la “maldición del guerrillero”.

-¿A qué penas serían condenados los autores materiales e intelectuales hoy?
-Si les aplicamos la legislación actual, la sentencia sería de cadena perpetua calificada, es decir, un mínimo de 40 años de cárcel sin beneficios. De O’Higgins y San Martín para abajo.

TATARANIETO: “RECIBIÓ EL PAGO DE CHILE”

Juan Esteban Rodríguez Besa, empresario importador de Talca, es nieto del guerrillero. Dice que la investigación del fiscal Juan Pablo Buono-Core es la única con tantos detalles pormenorizados de la vida, obra y muerte de su famoso tatarabuelo. Y también es la única que destruye algunos mitos sin fundamento de Manuel Rodríguez.

“Por ejemplo, decían que era anarquista: falso. Que provenía de una familia sin recursos, muy pobre: falso. Era gente de esfuerzo que lo educó en los mejores colegios. Tampoco se ha dicho que su pensamiento es republicano y democrático, que estaba de acuerdo en que todos se probaran en el gobierno para ver quién lo hacía mejor”, indica Rodríguez Besa.

“Otra falsedad es que Manuel Rodríguez no tuvo descendientes. Hay de sobra elementos para probar que tuvo un hijo (Juan Esteban Rodríguez Segura). Nació un mes antes de su muerte, pero la brutal persecución contra su familia obligó a esconder la partida de su nacimiento. Era muy riesgoso que existiera un heredero”, añade.

“Además, Francisca Segura nunca se casó con Manuel Rodríguez. Entonces, cuando Juan Esteban Rodríguez Segura tuvo 14 hijos en dos matrimonios, había cierta vergüenza por ser descendiente de un hijo natural y eso también dificultaba el reconocimiento de la descendencia. Pero yo estoy dispuesto a someterme a todos los exámenes que sean necesarios para comprobar su identidad”, agrega.

Finalmente, Rodríguez Besa asegura que hay “un rencor latente en la familia contra O’Higgins y San Martín, rencor que incluso se ha incrementado después de conocer más detalles de este crimen. Recibió el pago de Chile, fue uno de los primeros en recibirlo y fue el peor que pudieron darle”.

Fuente: http://www.lanacion.cl/muerte-de-manuel-rodriguez-recaratulada-secuestro-con-homicidio/noticias/2010-08-28/191205.html#inicio_lista